Plantas

PLANTAS NO APTAS PARA MASCOTAS

Aprender cómo y cuáles son las plantas que deberíamos mantener lejos de nuestras mascotas es fundamental para garantizar una buena salud y evitar sustos innecesarios.  

¿Por qué hay plantas tóxicas para nuestras mascotas? 

Sabemos que las plantas son seres vivos, pero como no se mueven se nos olvida……las plantas son tan inteligentes que crean estrategias para conservarse y alargar su existencia. Uno de los grandes enemigos de las plantas son los animales herbívoros, que las consumen para alimentarse. Algunas plantas han logrado sintetizar metabolitos secundarios que le permiten defenderse de los animales, haciéndolas amargas o tóxicas cuando son consumidas. Son mecanismos de resistencia que tienen millones de años desarrollándose, pero también hay otros que garantizan su reproducción. Por ejemplo, hay plantas que atraen ciertas criaturas (mariposas, abejas, aves) que pueden ayudar a polinizar las plantas, así que crean relaciones simbióticas.  

Algunos de estos metabolitos secundarios pueden que sean tóxicos para los animales, pero pueden ser utilizados por los seres humanos, como el limón. Otros causan irritaciones superficiales, mientras que algunos producen molestias estomacales. La inmensa mayoría de estas sustancias tienen algo en común: deben ser consumidas para poder actuar.  

En Viverium queremos informarte de todas las opciones para que puedas tener plantas en casa con toda la tranquilidad. El problema ocurre cuando se ingiere cualquier parte de la planta y precisamente por esto es imprescindible que si tienes niños pequeños o mascotas, conozcas bien cuáles son las plantas que producen esto metabolitos secundarios porque estos pequeños seres suelen explorar el mundo con todos sus sentidos, y eso incluye la boca. 

Plantas vs Mascotas: evitando conflictos 

Nos es fácil tener mascotas y que no quiera comer la planta y, sobre todo, cuando son cachorros, pero podemos acostúmbrales que no lo hagan.  Aunque no lo creas, hasta los gatos pueden aprender. En primer lugar, has de saber que gatos y perros adultos comienzan a investigar y jugar con las plantas porque están aburridos y necesitan ser estimulados de forma adecuada. En el caso de los cachorros puede ser un poco más complicado por su naturaleza curiosa y juguetona, pero igual responden al entrenamiento adecuado. 

Cuando lleves una planta nueva a casa, lleva también algo para tu mascota: un juguete nuevo, algo para morder, cualquier cosa que le quite su atención de la planta. Asimismo, es recomendable que la coloques en un lugar poco prominente. Algún rincón, sobre una mesa, en una repisa. Si tienes perros es mucho más sencillo, porque puedes colocarlas en un lugar elevado y evitaras la tentación, pero si tienes gatos, la historia cambia.  

Evita tener plantas que cuelguen. A los gatos les fascinan las cosas que se mueven lánguidamente con la brisa, como una rama colgando de un matero. Si vas a poner plantas colgantes, que estén bien altas y que no queden en un lugar donde puedan balancearse y llamar la atención del gato (por ejemplo, evita un helecho de Boston colgante con una maceta ligera). 

Cuando veas que tu mascota se acerca a la planta, dile NO con firmeza y ofrécele un juguete para distraerlo. A los gatos les puedes tener su propio mini jardín de hierbas (los venden listos para regar y dejar crecer), tendrán satisfechas sus necesidades de fibra y dejarán en paz tus plantas. De todas formas, no te confíes y dentro de casa sólo ten plantas aptas para mascotas. 

Las plantas tóxicas para tu mascota que debes evitar  

  • Aloe vera. Tiene un látex amarilento que causa irritación y vómitos. 
  • Anturios: toda la planta es tóxica. Produce vómitos, parálisis de la lengua e hinchazón en el rostro. 
  • Croton: El látex de la planta irrita las mucosas y la piel, produce vómitos- y conjuntivitis, entre otros.  
  • Costilla de Adán: toda la planta es tóxica. Produce picazón en la cara, hinchazón, vómito y parálisis en la lengua. 
  • Hortensia: las hojas y retoños son venenosos. Causa problemas estomacales y cianosis, en dosis altas puede producir convulsiones y coma. 
  • Kalanchoe: esta suculenta es muy tóxica. Afecta el corazón, produce vómitos, temblores y diarrea, luego puede producir la muerte por fallo cardíaco. 
  • Caña muda: toda la planta es tóxica, sobre todo el látex blanco. Produce dermatitis, irritación, salivación excesiva, dolor intenso y dificultad para respirar. 
  • Lirio de la paz: toda la planta es tóxica. Tiene efectos irritantes similares a los de la caña muda.  

Recuerda que hay una inmensidad de plantas que, si son aptas para nuestras mascotas y la tenemos en nuestra web, podéis hacer una compra online y te la podemos llevar a domicilio totalmente gratis. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.